100 manadas de violadores desde 2016 en España

Desde  2016 hasta hoy han actuado al menos 101 manadas en nuestro país en las que han participado más de 350 hombres.

En 2019, 18 mujeres han denunciado violaciones grupales; 14 de esas violaciones se han producido en los últimos tres meses, las otras cinco tuvieron lugar el año pasado pero han denunciado este año, la mayor parte de las violadas este año son menores  entre 12 años y 17 y las que no lo son tienen 19 o 20 años.

Estas cifras  abarcan únicamente los casos denunciados y publicados, si sumamos  las manadas que han sido denunciadas pero no han trascendido y aquellas que NO han sido denunciadas porque las mujeres no están preparadas para ello o no quieren enfrentarse al estigma y al enjuiciamiento posterior, la cifra se eleva a ALARMANTE

Es la realidad de un fenómeno del que se desconoce su verdadera dimensión y ningún Gobierno lo considera  preocupante como para elaborar estadísticas  por lo tanto no se aspira a resolverlo. La Delegación del Gobierno, creada especialmente para luchar contra la violencia que afecta a la mujer, remite al ministerio del Interior que, a su vez, sostiene que no tiene ni una sola cifra al respecto.

Según los datos aportados en 2016 fueron detectadas 15 agresiones sexuales múltiples (de dos o más hombres), 14 en 2017 y 59 en 2018.

Más de la mitad de los ataques se producen por la noche y los lugares elegidos principalmente por estos depredadores sexuales son una vivienda o la calle. Una buena parte de esas agresiones múltiples son grabadas por los violadores.

Las manadas denunciadas presentan, dos características la  juventud de los protagonistas y una gran mayoría están  formadas por grupos de extranjeros.

Un 31% de los integrantes de las manadas son españoles, un 49% son extranjeros, grupo en el que destaca el 22% de ciudadanos procedentes del Magreb, una representación muy controvertida y muy ocultada.

La delincuencia se está etnizando porque la cantidad de jóvenes de procedencia extranjera es cada vez mayor. Muchos de estos jóvenes tienen problemas de desarraigo, son  población de riesgo. Porque si el 4% de la población juvenil mete la pata alguna vez en la vida, ese perfil asciende al 20% si además está en situación de riesgo».

Parece que el fenómeno “manada” es  reciente pero desde 2010, año en el que iniciaron los estudios, «la tendencia en el número de violaciones grupales ha permanecido invariable», aunque tras el suceso de Pamplona, se haya abierto la veda de la publicación en redes sociales  ¿Qué pasa por la cabeza de cuatro tipos para dañar,  denigrar a una mujer y, además, grabarlo con orgullo? «Estamos hablando de hombres jóvenes, chavales que lo que quieren es que les acepten sus iguales, quieren ser reconocidos, quieren ejercer ese rol de masculinidad poderosa. Entre ellos se animan y evitan que alguien desista. Esto es algo que no harían solos. No es el perfil del violador del portal.

Pura psicología de masa pero quienes participan en este tipo de grupos, aunque no tengan antecedentes, seguro que han tenido comportamientos previos como el bulling o el llamado «porno de venganza».

Muchos detenidos por violar en grupo admiten que  una de sus fuentes de inspiración o de normalización es el porno machista al que tiene libre acceso a través de internet desde muy temprana edad.

«Hay un aumento de violencia de la sociedad en general y una de las ramas es la violencia contra la mujer, Todo se quiere YA -incluido las parejas intercambiables accesibles a través de aplicaciones para ligar-; la crisis ha hecho que los padres no puedan dedicar el tiempo necesario a sus hijos y en la escuela no se da una educación emocional y sexual necesarias, no se enseña a gestionar la frustración y los conflictos».

El estado emocional adolescente  está contaminado con todo lo anterior si  a eso le sumamos  algunas de las letras de las canciones que suelen escuchar: ‘Yo me follo a cuatro nenas que no dicen nada. Pégala, azótala, castígala’ en una mente inmadura creamos personas inseguras, impulsivas, sin conciencia del riesgo ni de las consecuencias de sus actos  Todo eso combinado con el uso del alcohol y drogas crea un coctel que alimenta el efecto manada

Pero no todos los agresores son tan poco calculadores. Algunos calculan que su acción no va a reportarles mayores dificultades, bien porque la agredida no va a actuar –el 70% de los delitos sexuales con agresor desconocido, no son denunciados- bien porque creen que sus delitos no van a ser penalizados, en especial, los menores.

«La revolución sexual se ha vuelto en contra de las mujeres porque la sociedad española sigue siendo machista».

Las mujeres, cada vez más jóvenes, no denuncian por los motivos clásicos y también porque no saben exactamente si han sido objeto de delito. «Y no se están poniendo las medidas -algunas de ellas tan básicas como preparar a los policías que las atienden- para acabar con la impunidad de este 70% de agresiones»

Hay un vaticinio en el que todos coinciden: «Esta situación es muy grave. Y va a ir a peor».

 

1 abril, 2019

0respuestas en "100 manadas de violadores desde 2016 en España"

Deja un mensaje

©CEYSFORMACION.COM - centro de estudios y seguridad - 2018 - Diseño Web: contacto

X